Ortorexia en el Adolescente

0
423

La ortorexia nerviosa, es un trastorno de la alimentación que se caracteriza por una obsesión enfermiza del consumo de alimentos saludables. Los adolescentes con este trastorno alimenticio tienden a evitar el consumo de ciertos alimentos, como son las carnes rojas, huevos, azúcares, lácteos y grasas. Muchas veces los síntomas se agravan hasta el punto de conducirlos a un aislamiento social. El adolescente afectado habitualmente se siente superior, por el nivel de vida alimenticio que lleva, en comparación con el de la persona común. En los últimos años, la sociedad, influenciada por los medios, se ha obsesionado cada vez más con los alimentos. Constantemente se presenta información acerca de los alimentos y sus potenciales peligros, por ejemplo la relación que existe entre las grasas trans y los ataques al corazón.

Generalmente, la ortorexia comienza con un intento inocente de comer más saludablemente. El ortoréxico termina por obsesionarse con la calidad y la pureza de los alimentos. El ortoréxico se vuelve más y más selectivo respecto a qué y cuánto comer. El adolescente ortoréxico planea su vida alrededor de la comida. Los ortoréxicos también pierden la capacidad de comer intuitivamente; ya no comen cuando tienen hambre, y pierden la capacidad de regular la cantidad de alimento que necesitan ingerir. Con el tiempo, la ortorexia se puede convertir en un trastorno grave.

1TRATAMIENTO

El tratamiento de los afectados por la ortorexia tiene por objetivo reponer las carencias nutricionales en las que ha incurrido el adolescente afectado al excluir determinados alimentos de su dieta. Se deben instaurar hábitos dietéticos correctos, y tratar las posibles complicaciones orgánicas derivadas de una alimentación deficiente. Para completar el tratamiento, resulta indispensable el atender también a los posibles trastornos psicológicos, así como a los problemas familiares y sociales que presente cada enfermo.

El experto debe explicarle al adolescente la necesidad de tener una alimentación variada y completa. Debemos también informarle de las consecuencias negativas para la salud que pueden tener la carencia de determinados alimentos, que deberán reintroducirse en el menú progresivamente, hasta conseguir una dieta equilibrada que incluya proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales.

Fuente: tuadolescente.com

Dra. María Estrella Calderón Torres
Maestría en salud pública con especialidad en nutrición
Correo: [email protected]
Teléfonos:  38493774  / 3331499091

Actualmente laboro en el Hospital Real San José en la Clínica de Enfermedades Metabólicas, así como en mi consultorio particular  ubicado en Rubén Darío 1208, Colonia Italia Providencia, Guadalajara, Jalisco.

No hay comentarios