No importa si vives en departamento, podrás con esta fórmula cultivar tus propias hortalizas sin semillas

0
560

Te damos una solución para que incluso en tu departamento puedas cosechar tus propias lechugas. Un paso a paso que, incluso puedes replicar en otras hortalizas, tales como zanahorias, ajos, albahaca. ¡Hasta con una piña te resultará!

La fórmula es muy simple. Lo primero es comprar una lechuga. Sí, cualquiera que compres en un supermercado o en una feria. Luego te la comes como siempre. Eso sí, no puedes olvidar guardar su tronco, la parte blanca de donde salen sus hojas verdes.

Es ideal que tenga dos centímetros de alto. Lo siguiente es colocar el tronco al interior de un recipiente. También puede ser un frasco de vidrio. En esta etapa lo importante es que sea transparente para que puedas ver el progreso. Lo cubres hasta la mitad con agua.

Si no te resulta es porque se pudrió. Para que eso no te pase, es importante que utilices lechuga fresca, y que una vez que lo colocaste en el frasco, revises el agua continuamente. No dudes en cambiar el agua si ves que está alterada. El agua debe estar siempre fresca; cámbiala cuantas veces creas que sean necesario. Si alguna parte del tronco está malo, elimínalo y listo. El lugar donde colocas el recipiente tampoco debe ser cualquiera. Evita sitios oscuros, húmedos y cerrados. El lugar ideal para que tengas tu lechuga es dejarlo en una ventana. En alrededor de dos semanas, ya tendrá brotes y será el momento de trasplantarlo. Ahora sólo debes esperar a que crezca y cortar cuando se te antoje una rica ensalada verde. ¡A comer!

No hay comentarios

Dejar una respuesta